MENU

elii [oficina de arquitectura]

3407
0

098 · walden den

Rehabilitación de un ático en el borde de la ciudad





 
MEMORIA

Rehabilitación de un ático en el borde de la ciudad

Se trata de una propuesta para un retiro ecológico. Una pareja de mediana edad planea iniciar una nueva vida en un futuro próximo. Para ello, se propone rehabilitar una nave antigua situada sobre la azotea de un edificio de viviendas en Madrid, para poner en práctica una nueva etapa vital alternativa a sus vidas presentes. Un retiro, en el mismo límite de la ciudad, donde ejercitar el arte del saber vivir. Una forma de escapar de las normas que hasta el momento han regido sus vidas, pero sin abandonar el meollo urbano. Un intento de vivir fuera de muchas de las ataduras sociales que han condicionado su cotidianidad, pero desde “dentro”. 

La estrategia de intervención sobre la preexistencia parte de la disposición del programa a partir de una cubierta plegada que completa la envolvente del conjunto, modulando y caracterizando los diferentes espacios domésticos. Esta cubierta que sustituye la antigua, muy deteriorada, cuenta con una doble cara. El lado exterior se pliega en bandas inclinadas, de acuerdo a una geometría energética optimizando el ángulo de producción de energía solar fotovoltaica, aumentando la superficie de capación y facilitando la apertura de lucernarios, en puntos específicos destinados a la iluminación y la ventilación natural. El lado interior se organiza a partir de una sucesión de bóvedas en serie, que suaviza la geometría plegada, cualificando los diferentes ambientes y ajustando la escala de las estancias. La cámara entre ambas caras colaborará en el aislamiento y la regulación de la ventilación. Por otro lado, el plano del suelo solventará los diferentes niveles de la preexistencia, generando ámbitos hundidos, para significar los espacios y puntos de almacenamiento.

La planta en ‘L’ de la antigua nave se ordena en base a un núcleo en la esquina que concentra las zonas húmedas y los elementos servidores, graduando la intimidad de las zonas de descanso. En la parte delantera, se sitúa el acceso, mediante una escalera-periscopio que aprovecha las vistas exteriores. La terraza se abre al panorama de un bosque urbano. El salón se dispone en relación a dos elementos principales: una zona más baja al lado de la chimenea y una cocina abierta, habilitando un espacio generoso para un tiempo ocioso. El área de baños, se disgrega en diferentes elementos, articulados por las bóvedas y los lucernarios. El dormitorio, situado al final de la vivienda, cuenta con un acceso a la cubierta del edificio que hará las veces de patio-jardín donde los usuarios practicarán su afición a la xerojardinería y situarán la unidad de compostaje.

A partir de una estrategia energética, se minimiza el consumo de recursos, así como las emisiones de C02 (tanto en el proceso constructivo, como durante el funcionamiento) evitando el sobrecalentamiento y favoreciendo las técnicas de enfriamiento, ventilación y sombreado en verano. Se marca como objetivo conseguir un espacio doméstico eficiente, desconectado de las redes (off-the-grid).

Más de un siglo y medio después del experimento de Thoureau en Walden, estos nuevos “expedicionarios urbanos” planean poner en marcha otro tipo de experiencia ecológica: la construcción de un espacio doméstico donde poder explorar la dimensión ecosistémica del placer y otras formas de comunión con el medio, que escapen a la dimensión representativa de la vida suburbana o a la literalidad del retiro en el campo. En un contexto donde la práctica totalidad del mundo se encuentra urbanizado, Walden Den alojará un experimento doméstico para esta suerte de retiro ermitaño y, a la vez, lujoso; estoico y hedonista; apartado y cercano; ecológico y deseable; aislado y en comunidad. Un modo de habitar (al) límite.

PROYECTO

“La vida en los bosques (urbanos)”

1. Ensayar el futuro. Diseñar tu propio futuro como un experimento arquitectónico: imaginar otras formas de vida, definir nuevos límites, reescribir los guiones vitales.

La arquitectura es una ciencia de la ficción.

2. Retiro ecológico. Una cabaña en la ciudad. Un refugio en el bosque urbano. 

Vivir en comunión con la naturaleza, pero de un modo no-literal.

3. Ecología de lo cotidiano. Un ejercicio de reflexión sobre la necesidad de preservar tanto el medio como cuestionar nuestra propia realidad, desde la microescala.

La cotidianeidad (también) es un campo de batalla ecológico.

4. Hacia una lejanía cercana. Desde una perspectiva ecosistémica, las dicotomías del tipo “dentro / fuera”, “cerca / lejos”, “público privado”, etc., dejan de ser operativas. Se puede estar fuera, estando dentro. Y viceversa.

Habitar el límite.

5. Mundo urbanizado. De la misma manera, la dialéctica “naturaleza / cultura” hace tiempo que ha dejado de ser operativa. 

En palabras de Toyo Ito: “La ciudad es un jardín de microchips”.

6. Geometría energética. La cubierta se adapta a las alturas de la preexistencia, reorganizando el conjunto con una nueva geometría que integra paneles solares fotovoltaicos en una posición óptima. La cara interior, se resuelve mediante una serie de cúpulas.

La forma (también) sigue a la energía.

7. Panorama para mirar. Para Thoureau la riqueza se debía medir a partir de la cantidad de cosas que puede mirarse.

Un espacio-periscopio, para observar.

CREDITOS
  • Arquitectos: 
  • elii - Uriel Fogué, Eva Gil, Carlos Palacios
  •  
  • Arquitectas coordinadoras del proyecto:
  • elii - Ana López + Lucía Fernández
  •  
  • Equipo:
  • elii - Ana López + Eduardo Castillo + Lucía Fernández + Juan Mateos 
  •  
  • Maqueta:
  • elii - Eduardo Castillo
  •  
  • Superficie:
  • 149.58 m2
  •  
  • Fecha:
  • 2017
  •  
  • Emplazamiento:
  • Madrid