MENU

elii [oficina de arquitectura]

3188
0

093 · SAVE THE CHILDREN

Una arquitectura de afectos

 

MEMORIA

Rehabilitación y ampliación de edificio para la Fundación Save The Children, Madrid

El edificio para la Fundación Save The Children es un punto estratégico situado en el barrio de San Diego, para el trabajo social de esta ONG en el área de Vallecas. El proyecto consiste en la rehabilitación y ampliación del inmueble actual, con el objetivo de resolver el programa de un centro de atención a la infancia. La propuesta se basa en la adición de un nuevo cuerpo que se descuelga sobre la construcción existente, resolviendo la ampliación del edificio y configurando una nueva fachada, así como un nuevo núcleo de comunicaciones y servicios.

Se plantean las siguientes operaciones:

1. Rehabilitación del soporte arquitectónico. Una serie de actuaciones arquitectónicas actualizan el cuerpo de este edificio construido en los años cincuenta del pasado siglo: (a) Rehabilitación y consolidación de la estructura existente. (b) Demolición parcial de la parte posterior del edificio para integrar un nuevo núcleo de comunicaciones y servicios, adaptado a las normativas vigentes que garantice las prestaciones técnicas y funcionales de las estancias principales. (c) Ampliación de la última planta, agotando la edificabilidad permitida con un espacio a doble altura, dispuesto entre dos terrazas para favorecer la ventilación cruzada. (d) Rehabilitación de la fachada, a partir de un sistema aleros, toldos y jardineras que descuelgan desde la última planta, que resuelve el (inexistente) aislamiento térmico y la regulación de la radiación solar, al tiempo que configura la nueva imagen de la Fundación STC en la plaza. (e) Organización funcional para optimizar al máximo el esquema tipológico que, dando cumplimiento a las exigentes normativas en edificios de uso infantil, preserva la máxima flexibilidad programática para otros usos posibles en el futuro.

2. Estímulo de los afectos. Se ha equipado el edificio con ciertos elementos que facilitan la interacción y la apropiación de los espacios por los usuarios, así como una relación afectiva con la nueva sede. Tras estudiar algunas metodologías contemporáneas de atención infantil, se observa la relevancia de las prácticas que incentivan la confianza, la responsabilidad y las relaciones afectivas hacia los otros, tales como el cuidado de mascotas o de plantas. Se propone trasladar algunos de estos planteamientos al soporte arquitectónico, mediante una serie de actuaciones espaciales, materiales, cromáticas, de mobiliario y de diseño, tales como: (a) Integración de mecanismos que favorecen una organización colaborativa de los espacios, como paneles móviles (en las aulas) o mobiliario portátil (como el sistema de estanterías con ruedas de la biblioteca). Unos y otros permiten estructurar el espacio de distintos modos y favorecen el compromiso de los usuarios sobre el espacio. (b) Incorporación de elementos que incentivan el cuidado, como las plantas (en las jardineras) y algunas “mascotas arquitectónicas” (integradas en los diferentes espacios) como “el gato” o “el elefante” cuyo cuidado pasará a ser una tarea colectiva. (c) Estímulo de la percepción mediante el empleo de determinados materiales. Por ejemplo, algunas de las superficies de acabado de la sala de espera reflejarán el exterior; un pavimento exterior entra desde la plaza en el vestíbulo hasta la sala de espera; el cerramiento favorece la conexión directa con la zona de juegos, rompiendo la frontera entre el interior y el exterior. (d) Incorporación de los deseos de los niños. Durante el proceso de concurso, chicos de distintas edades elaboraron una “lista de los deseos” donde expresaron cómo imaginaban el nuevo espacio. Algunas de estas peticiones como “la colocación de una fuente de chocolate en cada planta” eran difíciles de satisfacer en el proyecto. No obstante, otras, como “ver las estrellas desde las habitaciones” han sido traducidas a diferentes elementos arquitectónicos, como el lucernario que cierra la cubierta en la sala de proyecciones. En resumen, este conjunto de actuaciones “mascotizan” el edificio, facilitan el juego y tratan de estimular una relación afectiva hacia el centro.

3. Estrategia energética. Se plantean una serie de medidas bioclimáticas elementales, pasivas y activas, que se suman a la estrategia de climatización integral: (a) Diseño de una nueva envolvente aislada y ventilación cruzada cuando es posible. (b) Sistema de fachada formado por toldos y aleros que reducen el consumo de la refrigeración en verano y la calefacción en invierno. (c) Incorporación de plantas en la fachada para contribuir a la regulación de la temperatura y la humedad durante los meses estivales. (d) Sistema de climatización de frío/calor mediante suelo radiante. En conjunto, se consigue la máxima calificación en la certificación energética, así como una reducción en los gastos de mantenimiento del edificio, garantizando el confort de los niños, visitantes y trabajadores.

4. Fases y actualizaciones. Con el objetivo de acortar los plazos y ajustar el presupuesto, el proyecto se plantea como la rehabilitación elemental de un “hardware” básico que permite a la Fundación comenzar su trabajo en el barrio. Si bien, aparte, se incorporan una serie de protocolos de actuación sobre el edificio que permitirán, en el futuro, introducir nuevos elementos en el “hardware”, ajustar las prestaciones e ir actualizando el cuerpo principal según las necesidades de la ONG. Entre estos elementos cabe destacar: (a) Cierre de la terraza principal con un invernadero, que actuará como parte del sistema de climatización activo. (b) Posibilidad de incorporar energía solar fotovoltaica en la cubierta, gracias a la geometría diseñada con una orientación e inclinación óptimas para la captación solar. (c) Implementación de nuevos elementos de climatización. (d) Integración de nuevo mobiliario transformable; etc.

Estas operaciones aprovechan el potencial del edificio y sacan el máximo partido del inmueble, proponiendo un programa excitante, a la vez que funcional. Así lo juzgaron los 3 jurados (el de expertos, el formado por personal de STC y el de los niños) que participaron en la votación del concurso.

PROYECTO

1. Arquitectura de afectos. Entender la arquitectura como un espacio de cuidados que facilite una relación afectiva hacia el lugar.

El cuidado de la arquitectura como el de una mascota.

2. Hardware elemental. El proyecto comprende la rehabilitación elemental del “hardware” básico. Pero, como la caja de un PC, permite incorporar nuevos elementos para ajustar las prestaciones y actualizar el cuerpo principal según las necesidades futuras.

Cuidar la potencia.

3. Regulación energética. Se incorporan una serie de estrategias bioclimáticas, activas y pasivas que optimizan el comportamiento energético del edificio.

Técnicas de mediación con el entorno.

4. La “cara del edificio”. La fachada es una parte crucial del proyecto, ya que es el elemento inmediato de mediación con la ciudad. Se respeta la fachada original, integrando una serie de elementos que, a la vez que configuran la identidad de la sede de Save The Children, participan en la regulación térmica del edificio. Los toldos conforman un display, desde el que se puede leer S-A-V-E-T-H-E-C-H-I-L-D-R-E-N.

Un cuerpo nuevo que optimiza el rendimiento energético y proporciona una nueva imagen.

5. Navaja suiza. Una serie de elementos practicables permiten optimizar el espacio y organizar los ámbitos en diferentes configuraciones. Estos elementos se pliegan y se despliegan como una navaja suiza, favoreciendo el juego, posibilitando la interacción de los ocupantes con el edificio, la apropiación de los usuarios del mismo y la organización colaborativa de los espacios.

Un espacio transformable, a disposición de los usuarios.

6. Calle interior. La planta baja habilita diferentes modos de relación con la plaza. El pavimento de la plaza entra en el vestíbulo hasta la sala de espera. Las superficies de la sala de espera se resuelven con un material parcialmente reflectante potenciando la iluminación natural y artificial e introduciendo el barrio en este espacio. El cerramiento favorece una conexión directa con la zona de juegos de la plaza.

Dentro y fuera.

7. Leer el espacio. La suma de estas estrategias proporciona unos espacios sencillos, claros y comprensibles por los usuarios.

Un hardware básico que puede ser actualizado.

CREDITOS
  • Arquitectos:
  • elii - Uriel Fogué, Eva Gil, Carlos Palacios
  • Arquitecta responsable de proyecto:
  • elii - Ana López 
  • Equipo de concurso:
  • elii - Eduardo Castillo, María Rodríguez, Irene de Santos, Ana Castaño
  • Equipo de Proyecto de Ejecución:
  • Eduardo Castillo, María Rodríguez, Irene de Santos, Carlos Moles, Paula Rodríguez
  • Arquitectos Técnicos:
  • Dirtec - Javier González y Javier Mach
  • Estructuras:
  • Mecanismo
  • Instalaciones:
  • Úrculo Ingenieros
  • Promotor:
  • Fundación Save The Children
  • Constructora:
  • Diadec
  • Project manager:
  • Cushman & Wakefield - Iván Martín
  • Fotografías y vídeo:
  • ImagenSubliminal – www.imagensubliminal.com
  • (Miguel de Guzmán + Rocío Romero)
  • Modelos:
  • Ana López, Lucía Fernández, Eduardo Castillo, Laura Barros, Telmo Sagartzazu
  • Superficie:
  • 483,48m2
  • Fecha:
  • 2016-2018
  • Emplazamiento:
  • Vallecas, Madrid