MENU

elii [oficina de arquitectura]

1458
0

016 · pool house

De la normativa estética a la experiencia doméstica

memoria

Vivienda unifamiliar en Barajas, Madrid

El proyecto se sitúa en el Casco Antiguo de Barajas, en una pequeña parcela de 4x8m, delimitada por dos viviendas con las que comparte medianeras en los laterales, y una construcción en la zona interior de la parcela. La fachada principal se orienta a noroeste. El encargo comprende la demolición de un cobertizo y su sustitución por una nueva vivienda unifamiliar.

Debido a la reducida superficie de la parcela, se opta por ocupar el total del área. La normativa determina que sólo se pueden abrir huecos en la fachada principal, por lo que se decide ubicar en esta parte los cuartos vivideros, garantizando la ventilación, el soleamiento y las vistas a la calle. Los cuartos servidores y la escalera se colocan en la parte posterior.

El programa básico consiste en un salón con una cocina integrada, en planta baja; un dormitorio que cuenta con un cuarto de baño completo y un vestidor, en la primera planta; un aseo alojado en el descansillo de la escalera; y un segundo dormitorio ubicado en el bajocubierta que tiene acceso a una terraza. El desfase en la sección permite alojar una pequeña piscina de 2m2 y 1.55m de profundidad en la terraza que, no sólo introduce luz natural a través de unas escotillas de acuario a las zonas servidoras, como los baños o la escalera, sino que, además, funciona como escudo energético, gracias a la inercia térmica del vaso de hormigón armado y a la masa de agua, mientras favorece, en las temporadas estivales, la refrigeración del colector solar, alojado en la parte trasera de la cubierta.

La segunda, la apertura de ciertas divisiones para ampliar algunos espacios como el salón, ganando luz natural y unas increíbles vistas del horizonte de Madrid para los espacios vivideros.

El alzado se adapta a las directrices estéticas proporcionadas por la normativa del Casco Antiguo, tanto en su condición compositiva (organización de huecos, aleros, mansardas, cubierta inclinada), como material (fachada de ladrillo, cubierta de teja).

proyecto

1. Edificar la memoria. La memoria es un problema ecológico. ¿Cómo ha de gestionar la arquitectura el conflicto entre aquello que ha de ser preservado y los modos de vivir contemporáneos? La normativa trata de preservar, pero el pasado se escapa entre los renglones de la normativa mientras se deshace en el presente.

Detrás de una fachada que representa el pasado, una vivienda del siglo XXI.

2. Llave de judo. El proyecto saca partido de los límites impuestos por la normativa: la restricción relativa a la apertura de huecos en la fachada interior se resuelve con una piscina que introduce luz en el interior mediante las escotillas de acuario.

Como en el judo, se aprovecha la fuerza el oponente. Los límites son oportunidades.

3. Tetris. La parcela tiene algo más 32m2. La disposición arquitectónica permite optimizar este pequeño espacio para solucionar el programa solicitado por el cliente, garantizando la privacidad de sus habitantes.

Un Tetris que compacta los espacios, aprovechando al máximo el volumen y la edificabilidad.

4. Los “extras”. La propuesta construye un soporte de acabados elementales formado por unos pocos elementos. El usuario terminará la casa conforme pase el tiempo.

Urbanizando el espacio en función de las afinidades.

5. Plegable como un pop up. El conjunto es desmontable y plegable y no deja huellas de lo que ha pasado.

La vivienda es el hardware. Las prácticas cotidianas son el software.

créditos
  • Arquitectos: 
  • elii - Uriel Fogué, Eva Gil, Carlos Palacios
  • Colaboradores:
  • Enrico Forestieri
  • Superficie:
  • 77,55 m2
  • Fecha:
  • 2008
  • Emplazamiento:
  • Barajas, Madrid